Category Málaga, Teatro
teatro-alameda-malaga

El espacio que ocupa el teatro de Antonio Banderas ha estado siempre vinculado al ocio y la cultura en Málaga

En 1907, el Cine Pascualini se asentó en la Alameda de Carlos Haës (la actual calle Córdoba) tras haber ocupado otros emplazamientos de la ciudad. Su propietario, Emilio Pascual Martos, trajo a Málaga las primeras grandes producciones americanas, hasta que una bomba destruyó el edificio durante la Guerra Civil. El solar fue ocupado en los años 40 por un parque de atracciones, El Palacio de Cristal, y a partir de los 50, por el cine de verano Terraza Alameda, que permitiría disfrutar de películas al aire libre y con pipas. También se instalaban en esa parcela las carpas de los circos que recalaban en la ciudad.

En 1961 se construyó el edificio cuyos bajos albergaron al Teatro-Cine Alameda. La crónica de SUR sobre la inauguración, que tuvo lugar el 22 de diciembre de ese año con la ópera bufa La serva padrona, lo definió como “gran coliseo dedicado al teatro y al cine con las debidas condiciones de buen gusto, modernidad de línea y estilo”.

teatro-alameda-teatro-soho-caixabank-malaga
Fotos: Wikipedia y blog Ruta Málaga de Cine.

Guillermo Jiménez Smerdou, en la reseña que escribió para el diario La Tarde sobre el evento, y que él mismo comentó a finales de 2017 en La Opinión de Málaga, recogía la crítica que un espectador hizo de la lámpara que aparecía en escena, “no es de la época: tiene hasta el cordón de conducción eléctrica”, y acababa su pieza augurando al Teatro-Cine Alameda “un gran porvenir. Así sea.”

A lo largo de sus más de sesenta años de historia, el Alameda pasó por reformas y cambios de gestión sin dejar de ser el único teatro privado de gran formato de Andalucía. Y sigue siéndolo, ahora en manos del Teatro del Soho CaixaBank de Antonio Banderas, dirigido por Lluís Pasqual. Las obras para levantar el telón en octubre con el musical A Chorus Line, que el mismo Banderas codirigirá y coprotagonizará, avanzan a buen ritmo. Se abre así una nueva etapa. A ver qué nos depararán las crónicas de la inauguración y el porvenir…

Foto de portada: Santana de Yepes